Adicción a la música

ÁREAS DE INTERVENCIÓN


ADICIONES NO TÓXICAS (COMPORTAMENTALES)

ADICCIÓN A LA MÚSICA

Los factores a tener en cuenta en la formación del músico en la dependencia a la actividad musical serian el inicio prematuro, las miles de horas en soledad con la actividad musical, las fantasías sobre el futuro profesional, el exponerse ante un público, experimentar fuertes emociones (en el estudio y en los conciertos, por la propia música), la implicación y presión familiar, y el “status social” de ser músico.

Criterios para dependencia al instrumento en la interpretación musical: (Dalia 2009)

  • Excesiva presión que se infringen siempre. Se evalúan constantemente lo que no les permite “bajar la guardia”, “necesitan” estar estudiando continuamente, como si estuvieran en continua evaluación, en exámenes continuos. (a) existe una espiral a modo de: cuando más estudian, mejores interpretaciones realizan, éstas son de mayor dificultad y mayor grado de placer, esto produce una respuesta de estudiar y prepararse más para conseguir poder interpretar obras más complicadas pero más bellas (más y mejores dosis) que les permita más altas cotas de placer. Esto ocurre por que (b) la sensación de placer al interpretar una obra sencilla en los primeros años de estudio de música si se repite, produce tolerancia, es decir, cada vez produce menos placer, lo que les lleva a la búsqueda de otras obras más complejas en las que volver a notar las sensaciones de placer.

  • Es frecuente que los músicos experimenten un síndrome de abstinencia cuando están algunos días sin tocar. De los criterios para la abstinencia de sustancias:

    • Las respuestas que configuran este síndrome son distintas de cada persona. Manifiestan que sufren en la respuesta motora incomodidad en general, inquietud, manipulaciones en dedos imitando tocar el instrumento o tararear más melodías. En las respuestas fisiológicas manifiestan padecer ansiedad, irritación, ataques de pánico o taquicardia. En las respuestas cognitivas son frecuentes pensamientos como “no tener la conciencia tranquila”, “estoy perdiendo mucho tiempo”, “debería estar estudiando”, “no puedo estar así, sin tocar una semana continua”.
    • El síndrome de abstinencia les impide disfrutar de su vida personal, mientras lo sufren les causa un malestar clínicamente significativo y un deterioro de la actividad social, familiar, de pareja… en muchas ocasiones no son conscientes de este deterioro, “… no me entendéis”, “… como no eres músico no me entiendes” siendo las parejas y los familiares  los que lo sufren indirectamente.
    • Evaluamos y descartamos que estas respuestas sean debidas a una enfermedad física.

  • Es habitual que dediquen más tiempo que el que pretenden, “… te pasa el tiempo volando”, “no eres consciente del tiempo transcurrido”, “cuando te das cuenta ya han pasado 2 horas” son algunas verbalizaciones en este sentido. Durante la interpretación musical pueden entrar en “trance”, a modo de la sensación de flujo, de fluir, donde manifiestan una sensación placentera única, un abandono total de la conciencia a la tarea.

  • Independientemente del tiempo de dedicación al estudio y práctica musical, dedican mucho tiempo a cuestiones como: comprar y retocar partituras, limpieza y cuidado del instrumento, información y compras de objetos relacionados con la tarea: cañas, boquillas, arcos, fundas para el instrumento, discos, formación, revistas.

  • Muchas actividades sociales y recreativas se ven afectadas por la práctica musical desde los primeros años de estudio. Nos encontramos con un abanico de posibilidades, desde aquellos músicos que pueden refugiarse con su introversión en la música, llevándolos a casos patológicos de marginación social, a otros que sin caer en esta situación tan extrema, sufren continuos problemas de pareja y familiares por el abuso de la práctica. (Teoría de la Felicidad).

  • Continúan tocando y estudiando a pesar de tener problemas físicos. Las lesiones físicas en articulaciones, tendinitis, problemas musculares en labios, espalda, etc., son frecuentes entre músicos. Les cuesta muchísimo seguir las recomendaciones de médicos y fisioterapeutas que vayan en el sentido de no tocar durante unos días o varías semanas. También continúan con esta conducta sabiendo que está deteriorando las relaciones de pareja o familiares, máxime en situaciones como enfermedades de seres queridos, ante la maternidad o paternidad, en el inicio de una relación de pareja, etc., donde se les requiere una dedicación.

 

musica